Páginas

jueves, 28 de abril de 2011

Mercadotecnia en Redes Sociales


La mercadotecnia como la conocemos o por la definición que se le ha dado, es considerada como el proceso de hacer llegar el producto al consumidor final, sin embargo conforme aumentan los competidores, todo el entorno de nuestro producto cambia, desde las exigencias de los consumidores por una satisfacción total a cambio de su dinero, hasta los mismos canales de distribución y sus participantes. Esto lleva a la natural evolución de toda técnica, estrategia, herramienta o “arte” en la tarea de mantener contentos a los clientes, siendo diferentes a los competidores y por si fuera poco obteniendo ganancias para subsistir.

Gurús de la mercadotecnia han evolucionado el marketing casi de la mano con la vanguardia tecnológica, con corrientes como el Marketing 2.0, y 3.0 o incluso al llegar a escabrosos terrenos médicos como el Neuromarketing. Aclaro que no estoy en contra de ninguna de ellas, por el contrario son muy efectivas y la justificación teórica es bastante sólida, pero hablando claros, a la hora de la generación de estrategias nos damos cuenta de que, al menos en México el 90% de las empresas (PyMEs y empresas familiares) no tienen el personal y menos decir de la infraestructura o estabilidad financiera como para aplicar y aprovechar estar herramientas. Lo que nos lleva al debate de “son herramientas para los grandes” o “solo teniendo mucho capital puedes hacer mercadotecnia”.

Por eso el reciente auge del Social Media Marketing, que emplea herramientas de muy bajo costo (y en ocasiones gratuitas) y pueden alinearse perfectamente con las estrategias de la empresa. Y ahí es donde se presenta el doble filo del SMM; Así como la planeación misma puede prestarse al clásico Do It Yourself, y caer en errores que pueden convertir lo que podría ser un arma poderosa en nuestro más grande verdugo. Para esto propongo los siguientes puntos.

Ir de lo general a lo específico: realiza la planeación de mercadotecnia de tu empresa primero, de esta forma será más fácil la selección de las herramientas y redes sociales que utilizarás.

Segmenta: tanto tu mercado como las redes sociales tienen sus diferencias y particularidades, así como escogiste tu segmento o nicho de mercado al que ofrecerás tu producto, tienes que seleccionar bien la red social mejor enfocada a tu mercado y que cumpla más eficientemente con tus objetivos.

Atención en el contenido: recuerda que las redes sociales no son un escaparate, lo que importa es el contenido que ofrezcas y la interacción que tengas con tus contactos, amigos y seguidores. A ellos no les importa lo que tú vendes, si no lo que a ellos les interesa o sirve. Siempre imagina a un cliente tuyo sentado sobre tu monitor preguntándote “y eso a mí ¿qué?”.

Mantente: una vez que inicias con esto no hay marcha atrás, escribir en un blog, Twittear, Compartir en Facebook, subir videos a Youtube, etc. Todo se va convirtiendo en algo “tradicional” pero si lo abandonas genera desconfianza, descuidando la relación con tus compradores y clientes potenciales, recuerda no hay nada peor que un cliente que te pregunta y no le contestas.

Recuerda que el Social Media no es un canal de ventas, es una herramienta de comunicación e interacción con quienes pueden ser tus clientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada